De torero a....

Alberto Íñigo Ruano es misionero de la diócesis de Getafe en Brasil. Aunque soñaba con ser torero, su experiencia como monaguillo de niño le hizo abrirse a la llamada de Jesús a seguirle como sacerdote… ¡y misionero!





¿Qué quería usted ser de niño? Cuéntenos alguna cosa de tu infancia
Mi deseo de niño era ser o torero o futbolista. Me gustaban también mucho los camiones, conducir.....

¿En qué momento oyó la llamada de Jesús a seguirle?
Comencé a ser monaguillo a los 7 años y fue ahí, cerca del Altar, donde escuché la llamada. 

¿En qué consiste actualmente su Misión?
Mi misión consiste en llevar el Amor de Dios, Su misericordia, sacramentos, ánimo, presencia, consejos, compañía...... a personas que nunca tuvieron esta oportunidad.
Estoy en Un municipio con 28 pueblos en la Diócesis de Bacabal, Brasil. Y soy el primer Sacerdote que vive con ellos. Nunca tuvieron un párroco. 

¿Se cumple de algún modo lo que soñaba?
Sí, claro. Me fui al seminario a los 11 años. Cuando, nada más llegar, me hicieron un examen psicológico con muchas preguntas... Mi respuesta a... ¿¿Qúe quieres ser de mayor??? Fue, torero, futbolista.... ¡¡¡O Sacerdote!!!!
De siempre me ha llamado mucho la atención las misiones, misioneros,.... Llevo 15 años de Sacerdote y 14 años pidiendo esta gracia.




A Alberto el 'Sígueme' de Jesús le cambió la vida. Hoy Jesús sigue llamando a los niños para seguirle en sus vidas e Infancia Misionera les ayuda a crecer en la fe.


Etiquetas:

0 comentarios