Gracias desde Perú

Las ayudas de Infancia Misionera llegan a la selva peruana para atender a los niños más necesitados en temas sanitarios y de alimentación en las zonas más pobres



En 2015 se enviaron 20.000$ al vicariato apostólico de Yurimaguas (Perú) desde el Fondo Universal de Solidaridad de Infancia Misionera. Allí se destinaron a la promoción de Infancia Misionera en el vicariato, y a varios proyectos extraordinarios de asistencia sanitaria y transporte de niños enfermos desde la selva amazónica a los hospitales más equipados; y de alimentación y formación de niños necesitados. Se compraron alimentos (yuca, arroz, harina y fréjol), para esta zona amazónica de gran pobreza. 

En el vídeo, enviado por monseñor Jose Luis Astigarraga, muestra el colegio Santo Tomás, situado en una zona rural en el Km 35 de la carretera Yurimaguas-Tarapoto. Un sacerdote llegó mientras los niños estaban en clases. Los reunieron y les hicieron formar, se les entregó útiles escolares  y de aseo, y se les dijo que era un regalo del Papa, que es quien impulsa la Infancia Misionera. “Quedaron muy contentos, y nosotros igualmente por este regalo de Dios que se plasma en la sonrisa de cada uno de ellos”, afirma Astigarraga.

Todo esto ha sido posible gracias al esfuerzo de los pequeños misioneros, que han aportado su granito de arena para hacer posible este trabajo. En Infancia Misionera tu dinero llega, y por eso, los niños de los Territorios de Misión te dan las gracias.






0 comentarios