Vive una Navidad Misionera y solidaria

En Navidad los misioneros son portadores de ilusión y esperanza

En Navidad Dios se ha hecho hombre para compartir nuestra vida ¿No habrá querido decirnos que también nosotros tenemos que estar dispuestos a compartir la vida con nuestros hermanos y hacer nuestra su suerte?

Los misioneros, en estas fechas más que nunca, se convierten en otro coro de “ángeles” que anuncian la venida de Dios a los más pobres y en los lugares más remotos de la tierra. Imitando a Dios pobre y desplazado, han hecho su hogar en cientos de belenes dispersos por África, América u Oceanía, uniéndose a la vida de gentes olvidadas para el mundo, a las que han hecho llegar un mensaje de esperanza y salvación.

Los misioneros encarnan la esperanza de la Navidad entre los pobres. ¡Ojalá que nosotros les imitemos! ¡Ojalá nosotros seamos también portadores de esperanza!


Vive una Navidad solidaria ayudando a los misioneros con la hucha del compartir

Infancia Misionera en Navidad ayuda a los misioneros con la Hucha del Compartir

La “Hucha del compartir” nos da la oportunidad de vivir una “Navidad Solidaria ”. Durante toda la Navidad y hasta la Jornada de Infancia Misionera, podéis ir llenando esta hucha, también con la ayuda de familiares y amigos con los que compartís la Navidad, para ayudar los niños más necesitados del mundo a través de la Obra Pontificia de Infancia Misionera.


Descarga tu hucha, coloréala, móntala y recoge en ella las ayudas para compartir con los niños más necesitados del mundo. En la Jornada de Infancia Misionera 2016, podrás entregarla en tu parroquia o en tu delegación de misiones. Los frutos de tu generosidad servirán para que los misioneros puedan llevar adelante proyectos con la infancia más desfavorecida.



Recursos:

0 comentarios