Ganadores Concurso del Cuentos Infancia Misionera: Primer Premio

Carmelo Gálvez Alvariño con su cuento "Misioneros", ha recibido el Primer Premio del Concurso de Cuentos de Infancia Misionera

Infancia Misionera 2015



Aquí os dejamos su cuento:

MISIONEROS


Carmelo Gálvez Alvariño, sólo es un niño.
Quiere ser misionero y llegar al mundo entero repartiendo cariño.
La música llega hasta el cielo: Soy misionero rapero.
Mantienes los pies sobre el suelo y el alma en el Señor.

La campaña comenzó y así se divulgó.
¡Hey amigo!... No dejes pasar la oportunidad y enrólate.
Mejorar la humanidad y llevar felicidad por todos los caminos.
Todos juntos como un clan, seguiremos este plan:
Nos haremos misioneros y seremos los primeros.

¡Escucha mi rap! Candidato a misionero.
Te presento mi programa, es sencillo y verdadero.
Pon un poco de interés y verás qué fácil es.
Te sentirás mejor si le pones mucho amor.
Los que siguen a Jesús siempre están de buen humor.

Lo primero de la lista: No debes ser egoísta.
Compartiendo cada día, derrochamos alegría.
Y si eres generoso, te sentirás más dichoso.
No seas egocentrista; somos muchos en la lista.

Sentirse todos hermanos y cogidos de las manos.
Compartiendo la oración y orgullo de ser cristianos.
En el corazón Jesús. En el corazón María.
La Fe será siempre tu guía; tu fuerza, tu energía.
Tu camino e ilusión te lo da la Religión.

Y serás un buen nacido siendo siempre agradecido.
No debes ser perezoso, holgazán o caprichoso.
Si escoges el buen camino, serás un “niño divino”.

Alegra a tus papás y a todos los demás.
Estudia con mucho ahínco, para sacar más de cinco (5).

La alegría de la casa y de todo el vecindario
está en tu quehacer diario.
La vida mejor se pasa, siendo bueno y solidario.

Sigue los buenos consejos; son de sabios, no de viejos.
No escuches murmuraciones, ni malas negociaciones.
Para llegar a la meta, lleva una vida discreta.
Santificada por Dios, será una vida perfecta.

¿Este cuento… es un cuento? Pues verás que no te miento.
Si Jesús es el Señor, no existe nada mejor.
Él te quiere ver contento, si le sigues con amor.

Tú eres tú… Yo soy yo. Todos somos misioneros.
Dios nos busca… allá vamos… y con Él colaboramos.
Todos somos: uno de ellos… y por eso lo cantamos.

P.D.: Este cuento debe leerse a ritmo de rap.

 Carmelo Gálvez Alvariño, 12 años, Seminario Menor Inmaculada, de Ourense


0 comentarios