¿Niños que ayudan a otros niños? ¿No es una tarea de adultos?

El arzobispo de Sevilla escribe a los niños de la diócesis y propone al Niño Jesús como modelo para los niños de Infancia Misionera

Entre los obispos de las diócesis españolas que han escrito a los niños con motivo de la Jornada de Infancia Misionera celebrada el 26 de enero, se encontraba monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, arzobispo de Sevilla, quien les propuso al Niño Jesús como modelo de niño que “ya tomaba sus propias iniciativas de manera responsable”.

El arzobispo se fija además en el lema “Los niños ayudan a los niños” (que es el de la Obra Pontificia y también el de la Campaña de este año), para preguntarse de modo provocador si no “debiera ser eso una tarea principalmente de los adultos”. Su respuesta es que el lema se dirige intencionalmente a los niños porque tienen capacidad para darse cuenta de “lo que sucede en nuestro mundo y actuar en consecuencia prestando a otros niños ayuda y cariño”.

Asimismo, el arzobispo afirma que el lema ‘Los niños ayudan a los niños’ toma muy en serio a los niños y los “convierte en protagonistas de una tarea muy bella: la de ser solidarios con otros niños que necesitan de vuestra ayuda”.

Una ayuda con muchos matices, según monseñor Asenjo: para carencias alimentarias y educativas; y también “para recibir la luz del Evangelio y conocer mejor a Jesús, quien nos libera y salva a todos gracias a su infinito amor”.

El arzobispo de Sevilla dice a los niños que “cada vez que ayudan a los niños de los países pobres” se convierten “en pequeños misioneros que colaboran con los misioneros adultos a transmitir la Buena Nueva del amor salvador de Jesús”. También es bienvenida la ayuda económica que los niños puedan dar con sus ahorros: “lo poco que podáis compartir será mucho para esos niños necesitados”, pasando “a formar parte de la gran familia misionera, generosa y solidaria con los más necesitados”.

Sobre todo, el prelado les anima a rezar, que a veces es la única forma de ayudar a los niños necesitados que están más lejos: “rezar así es muy importante y lo podéis hacer solos o en compañía de vuestros padres, o con los compañeros de colegio o de catequesis. Rezar juntos es una manera muy importante de ser y hacer Iglesia, y vosotros, queridos niños y niñas, sois el presente y futuro más bello de nuestra Iglesia”.

Ver el mensaje completo en el blog de la Delegación de Misiones de Sevilla


0 comentarios