Para los niños más pobres de Albania

Con la generosidad de los niños españoles, Infancia Misionera ha aportado su granito de arena enviando 6.000 dolares a Albania para que los niños de la escuela materna “Madre Elisa Andreoli” en Valona puedan comprar alimentos y pagar la calefacción de su escuela.

En Valona, una localidad de la costa, que mira a Italia, a sólo 100 kilómetros cruzando el mar, se encuentra la escuela materna “Madre Elisa Andreoli”. Ese es el título, “escuela materna”, pero en realidad es muchas cosas: casa de las religiosas Siervas de María – al menos dos habitaciones en el segundo piso -, centro de formación para jóvenes y no tan jóvenes, centro de salud que cuenta hasta con un ecógrafo, local de reparto de alimentos…

Las religiosas, Siervas de María Reparadoras, llegaron en 1991 y quisieron que su hogar llevara el nombre de su fundadora, la Madre Elisa Andreoli, una mujer increíble que dedicó su vida a aliviar el sufrimiento de los más pequeños. En su labor las hermanas cuentan con el apoyo del administrador apostólico de Albania Meridional, Mons. Hil Kabashi, un misionero franciscano nacido en Kosovo que está a cargo de la Iglesia católica de esta región. También cuentan con el apoyo de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera, que ha aportado su granito de arena a la labor que llevan a cabo estas entregadas mujeres por los niños más desprotegidos. Son 6.000 dólares que se destinarán a la compra de leche, azúcar y a pagar los gastos de agua, luz, teléfono y calefacción de la casa –en invierno hace mucho frío.


El barrio en el que están, Pusi i Mezinit, es el más pobre de Valona, en la carretera que sale hacia el norte recorriendo la costa. El 90% de las familias proviene de los pueblecitos de montaña del sur de Albania. Hay problemas de convivencia, violencia y los niveles cultural y económico son bajísimos. Por eso este centro materno donde se acoge a los más pequeños es una referencia para el barrio, no sólo para los más pequeños en la escuela materna, sino también para los chicos más mayores, para los que las religiosas quieren ser hermanas que les dan esperanza y una alternativa a vivir en la calle.


Si quieres puedes colaborar con un donativo para Infancia Misionera



0 comentarios