“Los niños ayudan a los niños” del Chaco paraguayo con material escolar

Infancia Misionera envió 2.800 dólares para adquirir útiles escolares, cuadernos y libros para cerca de 400 chicos de 30 comunidades indígenas de este territorio. Los misioneros siempre se preocupan de la educación de las poblaciones a las que acompañan.

Paraguay, Bolivia, Brasil y Argentina comparten una región semiárida conocida como el Gran Chaco. Con muy poca población, su nombre, según parece, deriva de una palabra quechua que significaba territorio de cacería. Lo cierto es que su clima no ayuda a establecerse con temperaturas extremas que superan los 50 grados en verano y se desploman bajo cero en invierno.

En la parte paraguaya de esta zona está el Vicariato Apostólico del Pilcomayo, con un obispo misionero alemán al frente, monseñor Lucio Alfert, y misioneros de ocho congregaciones religiosas distintas. De los 70.000 habitantes de esta región bastante más grande que Andalucía, más o menos la mitad son indígenas de hasta 10 etnias diferentes.


Los misioneros de Pilcomayo han solicitado una pequeña ayuda a la Obra Pontificia de la Infancia Misionera para paliar una de las mayores necesidades que tienen los niños del vicariato. Se trata de material escolar. Con los 2.800 dólares enviados se han adquirido útiles escolares, cuadernos y libros para cerca de 400 chicos de 30 comunidades indígenas de este territorio. 

Es un pequeño pasito hacia uno de los objetivos fundamentales de la labor de los misioneros: que las comunidades autóctonas se gestionen a sí mismas, algo que irremediablemente pasa por la educación. Buscan, en definitiva, que los niños de estas comunidades sean amigos de Jesús y estudiosos.


Si quieres puedes colaborar con Infancia Misionera para que siga financiando estos proyectos que ayudan a los niños.

Puedes ayudarnos con un donativo en: http://www.omp.es/Donativos/donativo.htm




0 comentarios