Gracias desde Bolivia

Más de 800.000 niños de entre 6 y 11 años viven en las calles de Bolivia. Gracias a La Fundación Religiosa Amanecer, el 60% de los niños de Cochabamba tienen un hogar.

María José Pascual, hija de la caridad en Bolivia, nos cuenta que “Amanecer” es una obra social de la Iglesia Católica sin fines de lucro que surgió como respuesta al gran riesgo que corren los niños que viven en las calles de Bolivia. Estos niños duermen en la calle, en lugares insalubres y peligrosos. Muchos de ellos cometen robos y recurren a la prostitución para poder sobrevivir. La mayoría son adictos a la clefa, un solvente industrial que afecta gravemente a su salud y que incluso puede llegar a causarles la muerte. María José nos explica que, generalmente, las razones de que estos niños se encuentren en esta situación están relacionadas con el maltrato por parte de los padres, tanto físico como psicológico.
Esta misionera nos ha traído la historia de una niña que tuvo que afrontar muchos problemas ya desde muy pequeña. Adela tiene actualmente 13 años y se crió en una ambiente de grandes dificultades debido a los problemas con el alcohol y con la ley que tenían sus padres. Se vio que, con tal solo 6 años, estaba a cargo de sus 7 hermanos a los que tenía que alimentar y cuidar. Superada por la situación y los continuos maltratos de sus padres, decidió irse de casa para refugiarse en un centro de acogida y posteriormente sería transferida al albergue Madre de Dios. Allí, Adela, ha empezado el colegio, ha conseguido una familia y ha aprendido unos valores que de otra forma nunca hubiera conseguido.
María José Pascual invita a los españoles a “que no se encierren en sí mismos, ni sigan lo que está de moda. Que sean más sensibles hacia las personas que sufren, pasan hambre y  se solidaricen para que haya Paz, Justicia y Amor”. Por último, nos cuenta que les diría a los niños en el día de la Infancia Misionera:
“Primero: que valoren mucho a sus padres, ya que es una gracia de Dios, el tener una familia que les da amor, alimentación, les transmiten valores y se preocupan de ellos, cosa que no sucede con muchos niños/as, que viven abandonados en las calles.
Segundo: Que oren por tantos niños que no tienen el cariño de unos padres, que por su condición de vida son maltratados, violados, y abandonados, teniendo que vivir en unas condiciones de vida infrahumanas y terminar metidos en la droga, robo, delincuencia, violaciones...etc
Tercero: Que Jesús sea su verdadero Amigo, que confíen en Él,  ya que la verdadera felicidad está en descubrir que Él les ama y siempre les acompaña, tanto en las alegrías como en las penas. Que como Jesús, aprendan a hacer el bien donde se encuentren, ya sea en casa, en el colegio, en la calle con sus amigos y que miren a las personas desde el corazón, como dice el Principito.

Que desde el Bautismo todos somos misioneros, unos haciendo el bien en su país y otros fuera del país. Que seamos discípulos de Jesús, Él nos va a enseñar dónde está la verdadera felicidad. Seamos buscadores de Dios desde nuestros hermanos los más pobres”.

1 comentarios

  1. Realnente una descripciőn vivida del drama de los niños abandonados y maltatados en Bolivia.
    Gracias por animarnos a ser fieles seguidores de Jesűs ayudando a estos niños.

    ResponderEliminar