De destinatarios a protagonistas

Baptistine Rolamboarison, secretaria general de Infancia Misionera, habla de la importancia de la figura de los niños en esta obra pontificia.


En unas declaraciones a Rome Reports, la secretaria general de Infancia Misionera, cuenta que cuando nació esta obra los niños eran los destinatarios mientras que ahora en la Infancia Misionera tienen un papel muy importante, como el de los adultos. Los niños son los protagonistas, y como protagonistas deben estar completamente concienciados con lo que significa ser misionero. Baptistine nos da dos claves para que un niño pueda ser misionero y son: rezar, por lo menos, un Ave María al día y dar un poco de dinero. Sin embargo, Infancia Misionera se diferencia porque no es tan importante la ayuda material como el acto de la oración por los que menos tienen.

A la conclusión que llega la secretaria general de Infancia Misionera es que, aunque los niños no tengan ningún tipo de ingreso, son incluso más generosos que los adultos. Pone el ejemplo de un niño que limpia la iglesia y que el párroco le da 1 euro por ello. Este niño elige entregar este euro al fondo universal de Infancia Misionera antes que quedárselo para él. Explica que los niños son extremadamente generosos cuando entienden el significado del gesto.




0 comentarios