Ayuda para hogares de acogida de Kazajstán

Infancia Misionera ha enviado 8.000 dólares para comprar alimentos y medicinas para los “Hogares de la Virgen María de la Eucaristía”, donde se acogen a más de 100 niños de diversas edades, incluso a madres con bebés pequeños. 


Mons. José Luis Mumbiela es un joven obispo español al que la Iglesia le ha encomendado una diócesis en Kazajstán, un país cinco veces el tamaño de España, pero con sólo 17 millones de habitantes. Su diócesis tiene el hermoso nombre de Santísima Trinidad de Almaty. Esta es la ciudad más poblada de Kazajstán y, al norte de ella, a unos 50 kilómetros es donde se encuentra Kapshagai.

El párroco y las religiosas de la parroquia católica de esta localidad de Kapshagai se encontraron con que había muchos casos de niños abandonados por los que había que hacer algo. Así que, en el año 2000, crearon la primera casa de acogida para los huérfanos e hijos de padres alcohólicos y drogadictos del país. Así fue como comenzó lo que hoy se conoce como “Hogares de la Virgen María de la Eucaristía”, que ya son cinco. Estos hogares acogen a niños de diversas edades, incluso a madres con bebés pequeños. Los 100 niños que actualmente se atienden son de religiones y nacionalidades diferentes, unidos sólo por el cariño que se les tiene. Se les cuida como se haría en cualquier hogar, y acuden a los colegios públicos cercanos.

A cargo de todo esto está el sacerdote eslovaco Ondrej Slavik y, para atenderlos, cuentan con todo un equipo de personas dispuestas a ayuda. Hay dos mujeres excepcionales que dedican todo su tiempo a ellos, Irina y Oxana, y luego están las religiosas, como las hermanas de Nuestra Señora de Eslovaquia, Sor Konzolata y Sor Margarita, otras tres hermanas de la Inmaculada Concepción de Polonia y Kazajstán, Sor Viktoria, Sor Viera y Sor Tamara, y las Hermanas Franciscanas de Kazajstán y Eslovaquia, Sor Anna y Sor Maximiliána. Además, desde Eslovaquia, llegan en momentos determinados voluntarios para echar una mano.


Mons. Mumbiela y el padre Slavik solicitaron una ayuda para estos hogares a la Obra Pontificia de la Infancia Misionera, cuya jornada celebraremos el próximo 26 de enero con el lema "los niños ayudan a los niños". Son 8.000 dólares que se dedicaran a alimentos y medicinas y que se sumarán a la inmensa generosidad personal de quienes cuidan todos los días de estos niños de Kazajstán.


¡Infancia Misionera cuenta con tu ayuda!  
¿Puedes colaborar con un un donativo en? 
http://www.omp.es/Donativos/donativo.htm


0 comentarios