Un pedacito de Adviento

Desde Honduras: “La vida es como Adviento, un tiempo de espera activa, de esperanza y alegría. Que no pase sin encontrarnos con Dios, que no llegue la Navidad y nos encuentre ocupados en cosas vacías de él”.



Virginia Cuenca y Juan Carlos García son un matrimonio de los Misioneros Seglares Vicencianos que actualmente están en la Moskitia, Honduras. Para ellos, efectivamente, la vida es tiempo de Adviento, de esperanza. Así viven su día en la misión y la comparten con nosotros:

“En la misión nos damos cuenta que Dios cuida de los más pequeños, sus preferidos. Como de Elmor, un niño con parálisis cerebral al que visitamos regularmente. También hemos conocido a Jonathan, Isabel y Brayan, niños de la calle en San Pedro de Sula, expuestos a todos los peligros del egoísmo humano y la violencia. Os pedimos una oración por ellos, Dios quiera que encuentren mejores caminos y no esos cercanos a la muerte.

Pero también hay muchas razones para la alegría como la Escuela Agrícola de Suyapita, en la montaña del Merendón, donde los jóvenes se forman no solo académicamente, sino humanamente y conviven buscando un mejor futuro.

Aquí ahora son vacaciones escolares. Hemos terminado el curso de alfabetización de la parroquia, y la verdad que hemos disfrutado muchísimo dando las clases. Hicimos una pequeña fiesta de graduación con los que llegaron a la meta. Todos dieron su testimonio pero nos emocionó escuchar a Doña Ela, su nombre solo tiene 3 letras, pero para ella poderlo escribir cuando vaya a la ciudad es todo un signo de realización, de transformación, de dignidad humana.

La misión está en todo lugar donde uno anda, allí siempre encuentra personas que necesitan de personas, pero sobre todo personas que necesitan a Dios”.

¡A todos os deseamos un Feliz Adviento!

Unidos en la Misión y en la oración.


JuanCar y Vivi

0 comentarios