El Papa como papá

El Papa Francisco quiere imitar el modo de hablar de Dios, que es el mismo que utiliza un papá o una mamá con su hijito. Ya sabes, cuando tienes una pesadilla, o te despiertas llorando, llega papá y te dice “no tengas miedo, no tengas miedo, yo estoy aquí, aquí”.


El Santo Padre te enseña que también el Señor es así, como un papá, y para demostrártelo, te lee este relato de la Biblia: “No tengas miedo, gusano de Jacob, larva de Israel”. Fíjate, Dios nos ve tan pequeños como a un gusanito y nos dice que no tengamos miedo, que Él nunca nos deja. Aunque somos “una cosita pequeña, nos quiere mucho”. El Papa nos explica que “este es el lenguaje de Dios, el lenguaje del amor de padre, de madre”.

Dios hace igual que los papás y adopta la forma de hablar de los niños, para ponerse más cerquita de ellos. El Papa Francisco sabe que cuando un padre o a una madre hablan con su hijo, “se vuelven pequeños y hablan con la voz de un niño y hacen gestos de niños”. A lo mejor, “alguien que los ve desde el exterior puede pensar: ¡pero estos son ridículos!” El Papa quiere que nos fijemos en que el papá y la mamá se empequeñecen para acercarse al hijo, “empequeñecerse precisamente para alcanzar el mundo del niño”.

Y ahora que se acerca la Navidad, los niños de la Infancia Misionera invitamos a todos los niños de mundo a hacer lo que nos pide el Papa: “guardar un poco de silencio” en medio del barullo para poder “escuchar estas palabras de amor, de cercanía, y de ternura” que nos dirige nuestro papá Dios.




Etiquetas:

0 comentarios