2º Domingo de Adviento: Conocemos a Jesús

En el recorrido de nuestro Adviento Misionero llegamos al segundo domingo, el 8 de diciembre, Obras Misionales Pontificias propone como ocasión para “conocer” a Jesús, porque “un niño misionero conoce su Palabra, y sabe realmente quién es”.


Un niño misionero “conoce” a Jesús

Si la primera semana de adviento se nos invitaba a buscar a Jesús, en esta segunda vamos a intentar conocerle un poco más. De la mano de la Virgen María, en su festividad de Inmaculada, queremos saber quién este Jesús que quiso nacer entre nosotros y que de forma tan extraordinaria es anunciada a su madre María.

Hemos encontrado a Jesús mucho más cerca de lo que creíamos. Toca ahora conocerlo un poco más, ser más amigos. Jesús quiere entrar en nuestro corazón y ser el amigo que nunca falla. La persona que ha encontrado fascinación por la persona de Jesús tiene que conocer su Palabra, y saber realmente quién es. Y para eso lo mejor que tenemos es leer su Evangelio, su mensaje de vida.

Hay muchos tipos de conocimiento: por lo que te pueden contar otros, por lo que se aprende de memoria o por lo que uno mismo ha experimentado en su vida. El conocimiento de Dios tiene que pasar por la experiencia, por el sentir la fuerza de su Palabra en el corazón. Como María que escuchó con temblor las palabras del ángel.

Aquellos que nos fiamos de Jesús necesitamos renovar y convertir nuestra vida para conocer más y mejor la voluntad del Maestro. Un creyente celebra los sacramentos: vive con alegría la Eucaristía como un encuentro personal con Jesús, recibe su abrazo y su perdón por medio de la Reconciliación; y escucha con atención cada texto que se proclame de la Sagrada Escritura.

María es siempre modelo de fe. Ella escuchó y conoció la Palabra de Dios. Y respondió con su “fiat”, ¡Hágase en mí según tu Palabra!

José Joaquín Tárraga

Delegado de Misiones de Albacete



0 comentarios